Mujeres_en_el_ambito_minero1

Mas de 60 mil mujeres laboran en el sector minero en México

De las mujeres sindicalizadas, 45% está en puestos administrativos, 26% en supervisión, 23% en técnicos, pero sólo 6% en cargos ejecutivos.

Así ha crecido participación de mujeres en la minería; antes de 2008 no había. Cada año la participación de las mujeres en el sector minero ha ido creciendo, en 2020 representó 16% de la plantilla total de la industria.

Mujeres_en_el_ambito_minero4

 

Alrededor de 60,000 mujeres laboran en diferentes áreas de la industria minera, Doris Vega, vicepresidenta de Women in Mining en México, comentó que, con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el año pasado el número de mujeres en la minería representó 16% de la plantilla total de la industria.

 

Hasta antes de 2008, las mujeres tenían cero participación en la minería mexicana, sin embargo, en 2020 ya son más de 60,000 mujeres las que están trabajando dentro del sector en diferentes áreas.

 

Los salarios de las más de 60,000 mujeres en la minería metálica son 73% superior al promedio femenil nacional, mientras que el de la no metálica lo es en 26%. La brecha con lo que ganan los hombres en el sector de igual manera se ha ido cerrando.

 

A detalle, las principales carreras que cursan las mujeres en las ciencias de la tierra son: geología, minería, metalurgia, así como técnico superior en minería.

 

En el campo laboral, el 45% de mujeres son sindicalizadas dentro de la Cámara Minera de México (Camimex), un incremento de 3% en comparación con 2019.

Mujeres_en_el_ambito_minero6

En 2020, Karen Flores fue nombrada directora general de la Camimex, la primera mujer que ocupa este puesto dentro de la Cámara, se ha hecho una inversión total de 26 millones de pesos para implementar acciones en equidad de género.

 

Prohibida la entrada a mujeres y sacerdotes.

Según la tradición de la minería subterránea, el Diablo es amo y señor en las profundidades. Los curas no deben entrar para no irritarlo; las damas, para no poner celosa a su amante.

Mujeres_en_el_ambito_minero3

Como las almas que van al infierno, los mineros viven bajo tierra. Dios los pierde de vista cuando bajan al corazón de piedra, y allí no les queda más que encomendarse al “Tío”, como algunos llaman a Satanás. Muy católicos en la superficie, los obreros le ofrecen alcohol, cigarrillos y animales muertos a Lucifer cuando se sumergen. Se cuidan de no enojarlo, porque no hay escapatoria a la venganza del derrumbe.

“La cosmovisión minera está marcada por un fuerte sincretismo. Arriba participan de procesiones y actos religiosos, pero abajo adoran al Diablo y los curas no pueden ni acercarse por temor a que se produzcan accidentes”.

En Bolivia, Perú o el noroeste argentino, los dueños de las minas respetan a rajatabla las costumbres ancestrales de los obreros. Los sacerdotes no pueden entrar, y el Diablo no puede salir: la cruz Tatacajchu apostada en el ingreso de los yacimientos lo impide. En los oscuros pasillos, los mineros hacen sanguinarios sacrificios a las representaciones del Tío: de cuernos alargados, baja estatura, ojos vidriosos y colores llamativos.

Denise De Olivera, jefa de redacción de la publicación Panorama Minero, agregó que los curas no podrían entrar, aunque se declararan devotos al Diablo. La razón es sencilla: no llevan pantalones. La sotana podría hacer que la Pachamama o “Vieja”, amante del Tío, los confundiera con mujeres y estallara en un mortal ataque de celos.

Ese carácter tempestivo de la Madre Tierra explica una de los mitos más difundidos de la minería subterránea: las mujeres son sinónimo de mala suerte. Si el Tío se enamorara de una visitante, dejaría de fecundar a su amante y entonces escasearía la plata. Pero, aún si no se sintiera atraído, la competencia femenina haría que la Vieja cerrara su vientre y sepultara a los trabajadores.

Mujeres_en_el_ambito_minero7

 

“En varios lugares, aún hoy las mujeres no pueden entrar ni disfrazadas”, comentó Alonso. Sólo pueden hacerlo el 4 de diciembre, día de la patrona de los mineros. En la superficie, los obreros rinden tributo a Santa Bárbara, ícono que da el nombre al espacio en los barcos que sirve para transportar explosivos. El manejo de dinamita es, precisamente, una de las actividades más riesgosas que realizan los mineros bajo tierra.

Décadas atrás, la posibilidad de que una dama trabajara en una mina era remota. Lola Mora, una genial esculturista argentina de principios del siglo XX, ingresó a la actividad minera con el mismo sentido que usó pantalones o fumó cigarrillos: como un desafío a todos los cánones de la época.

Hoy, por supuesto, el rito no pervive con esa fuerza en cualquier parte. “En algunos yacimientos ya hay mujeres que conducen gigantescos camiones, a la par de los hombres forzudos”, señaló Alonso. Es el caso de Chile: “El país está mucho más evolucionado y avanzado en estos temas. Llevan mucho tiempo en la minería moderna, con todo lo que eso implica”.

 

Mujeres_en_el_ambito_minero2

 

y avan

No hay comentarios

Lo sentimos, la forma para agregar comentarios está deshabilitada en estos momentos.

Repuestos para Perforación de México, S. de R.L. de C.V.